Publicado: 4 de Mayo de 2016

Desde Amado correduria de seguros, queremos hacernos eco de una noticia publicada sobre la responsabilidad civil.

La responsabilidad civil hace referencia a la obligación de un sujeto de reparar, a través de una indemnización, un daño que le haya provocado a otra persona. Es decir, se paga una cantidad de dinero por los perjuicios ocasionados.

El artículo 1902 del Código Civil establece que: “El que por acción u omisión cause daños a otro, interviniendo culpa o negligencia está obligado a reparar el daño causado.”

La responsabilidad civil empresarial y su aseguramiento:

En el ámbito empresarial también puede suceder que se ocasionen daños a terceros y que estos se produzcan por culpa o negligencia de una empresa a través de sus empleados. Imaginemos el caso de una compañía aérea que pierde la maleta de un pasajero, el pasajero reclama y la compañía le tendrá que indemnizar por los daños y perjuicios ocasionados.

Para cubrir este tipo de eventualidades, es aconsejable contratar un seguro de responsabilidad civil que tiene por objeto cubrir los daños causados a terceros por culpa o negligencia de la empresa asegurada. Por lo general, una póliza de responsabilidad civil, cubre dos situaciones distintas, (aunque dependerá de cada compañía de seguros el alcance de la cobertura):

El pago de las indemnizaciones por daños corporales, materiales o patrimoniales causados a terceros que pudieran ser culpa del asegurado o de las personas de quien deba responder, por hechos derivados de su vida profesional.

La constitución de fianzas y el pago de costas judiciales exigidas al asegurado por reclamaciones de terceros, siempre que el motivo de la reclamación esté incluido en esta cobertura.